4 abril, 2016 Jon A. Sedano

Definición de superhéroe

Antes de poder profundizar en las adaptaciones, conviene dejar clara la definición de superhéroe, término que desde hace poco ya ha sido incluido en el Diccionario de la Real Academia Española.

La palabra “superhéroe” se compone del prefijo “super”, que se refiere a algo excesivo, preeminente o que se da en grado máximo, así como del sustantivo “héroe”, que define a aquella persona que es reconocida por su valor y hazaña. De esta forma, según la RAE, un superhéroe o superheroína es un “personaje de ficción que tiene poderes extraordinarios”. Huelga decir que debido al uso del prefijo, la palabra correcta es “superhéroe”, siendo incorrectas: super héroe, súper héroe, super-héroey súper-héroe.

Una vez estipulado el término correcto y su significado, le toca el turno al concepto. Un superhéroe viene a ser una persona que goza de características superiores a las de un ser humano, que utiliza para hacer el bien. Es aquí donde aparecería la némesis bajo el término supervillano. Los poderes de un superhéroe suelen ser la habilidad de volar, el dominio de una fuerza extrema, la posibilidad de correr a altas velocidades, el teletransporte, la regeneración acelerada e incluso la telepatía.

tumblr_lw02nyC7pL1qhwby3o1_400El periodista Juan Millán explica que aunque el primer superhéroe, Superman, llegara en abril de 1938 dentro del ‘Action Comics’ #1, el término ya se acuñaba desde 1917. El precursor del gran héroe americano fue Nyctalope, un personaje creado en 1911 por el francés Jean de la Hire que tenía un corazón artificial y era capaz de ver en la oscuridad.

Sea francés o americano el primer superhéroe, como indica la revista Tonos todos tienen en realidad un mismo origen: la mitología antigua. De esta forma, podemos decir que los superhéroes se han convertido en la mitología moderna, manteniendo ciertos nexos con las anteriores, como son un físico ideado por el canon grecolatino y unas historias que beben en su mayoría de la estructura clásica narrativa. Además, si nos fijamos en el origen de Superman, este tiene grandes similitudes con otros relatos antiguos que datan incluso del siglo XV a.C. Los grandes héroes clásicos han ido evolucionando mediante historias aparecidas a lo largo de los tiempos hasta sentar las bases de los actuales.

Finalmente, no hay que olvidar que este tipo de personajes, pese a hacer el bien, luchan al margen de la ley en un universo atemporal donde todo vuelve a suceder una y otra vez. De hecho, sus constantes actuaciones solo logran frenar situaciones puntuales que se dan, pero no terminan nunca con el hambre en el mundo o con las guerras, aunque en alguna ocasión, y de forma puntual, hayamos visto alguna intervención así.

Tagged: , ,

About the Author

Jon A. Sedano Apasionado de los cómics, polifacético en pleno auge y ladrón de horas al día. Creador de www.lacasadeel.net y estudiante de Periodismo en la Universidad de Málaga

Comments (2)

  1. animee1

    Interesante el dato de Nyctalope, siempre es bueno saber que Superman no fue el primero 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *